loader image
Seleccionar página
Humectación del cuerpo

Humectación del cuerpo

Humecatación del cuerpo

¿Sabían que la piel es el órgano mas grande del cuerpo? también este encargado de proteger nuestro cuerpo contra bacterias, temperatura, rayos UV y otros factores externos.

Al pasar los años la piel va perdiendo la capacidad para mantenerse hidratada, produce menos colágeno, va perdiendo elasticidad y surgen arrugas y líneas de expresión. Este órgano precisa mantenerse hidratado y humectado para mantenerse joven y saludable. Hidratación de la piel es una cosa, y es lo que brindamos al cuerpo a través del agua que tomamos. Por otro lado, humectar la piel es retener la humedad y otros líquidos que hay en la piel.

Por eso es importante llevar un régimen de belleza para nuestra piel corporal. Hay partes del cuerpo que son mas sensibles a factores externos y si requieren de mayor humectación y protección solar como lo que es el rostro, el cuello y el pecho. Para humectar la piel, podemos usar lociones o cremas hidratantes, o bien se pueden usar aceites naturales.

Es importante escoger el producto indicado según nuestras necesidades y los ingredientes del humectante. Les recuerdo que las vitaminas pueden aumentar la firmeza y niveles de humedad de la piel, algunas funcionan como antioxidantes, y algunos incluso protegen de los rayos solares. (Si su humectante no trae protección solar, es importante aplicarse si se estará al aire libre). Pueden leer un poco sobre la función de los ingredientes mas comunes en productos de belleza en este link.

El momento mas adecuado para humectar la piel es después del baño, después de afeitarse y después de exfoliarse. Durante estos procesos la piel elimina mucha de la humedad, y mas cuando usamos agua caliente. Al secar nuestra piel es preferible que nos sequemos con palmaditas en vez de frotar la toalla en la piel.

Cuando no humectamos el cuerpo, nuestra piel pueden llegar a verse agrietada, rígida y escamosa. Incluso podríamos llegar a tener problemas cutáneos. Si uno sufre de piel seca extrema y las cremas y lociones no le funcionan, se sugiere buscar atención medica.

Conquistando el Maderas

Conquistando el Maderas

Conquistando el Maderas

Buscando camino hacia las faldas del volcán a las 6 de la mañana. Hay que comenzar temprano para bajar con la luz del sol ¡si no es que te llegara a llover justo ese día que decidiste escalarlo!

En la carretera principal de Balgue se encuentra la entrada de Finca Magdalena donde inician los tours. De suerte logre encontrar un guía. No crean que llegan y ahí están los guías esperando. En camino iba preguntando, hasta que di con otros guías que ya tenían una gira planeada con otro grupo, pero lograron comunicarme con alguien mas que estaba desocupado.

Como a las 7:30 estábamos encaminados, entrando al bosque seco. El volcán esta dividido en tres diferentes ecosistemas, bosque seco, bosque húmedo y bosque nuboso. Créanme que se siente la diferencia cuando uno pasa de uno al otro.

A como les decía, el día que tuve esta aventura, estaba lloviendo, por lo cual el bosque seco estaba mojado. Sin embargo, se sentía caluroso, había cantidades de hojas secas en el terreno, y se ven claramente los troncos de los arboles.

Cuando se entra al bosque húmedo, los arboles están cubiertos en musgo, y se ve mucha mas vegetación. Aquí casi no entra el sol y se siente la humedad en el aire. El camino esta mas lodoso, y hay que tener cuidado donde hay gradas de madera porque están lucias. En este punto se nota un poco la neblina y la temperatura baja un poco.

Pasamos un primer mirador, un área que parece que ha habido un deslave de lodo y piedra, y estos nos lleva hacia el bosque nuboso. Aquí la temperatura cubre todo lo que nos rodea. El camino es mas charcos de lodo que piedras, un lodo barroso al cual no podrás salvarte de una caída. En esta área los arboles con mas bajos, y mas llenos de vegetación. La madera se ve mas oscura, y el verde resalta mas.

Al llegar al punto mas alto, se puede apreciar la laguna en el cráter al ser un día soleado. Al estar sobre esas piedras blancas, respirando un aire tan fresco, el viento que sopla como nunca, uno se siente invencible. Dependiendo de tus capacidades, logras llegar a este punto como en 3 horas.

 

Pero ahí no termino mi paseo. Al ser un día lluvioso no logre ver la laguna desde lo alto, así que escale hacia abajo para verla de cerca. Aquí la bajada es mas retadora. Entre arboles, arbustos, precipicios de lodo y deslaves, logras descender en una media hora.

El agua de la laguna es tranquila rodeada por grama verde y alta. Su suele es lodo barroso, y al estar a un paso de ella, se hunden los pies como si fuera arena movediza. Solo se escucha el viento y el movimiento de las plantas. En este punto, uno encuentra serenidad.

Desde este punto no se sigue bajando. Hay que escalar hacia arriba para llegar al sendero que te lleva de regreso a Finca Magdalena. Uno se va sujetando de troncos, de piedras, de lo que se pueda con tal de no deslizarse con el lodo. Para este momento es medio día, y toca el descenso.

Algunos dirán que es mas fácil, otros sentirán que les afecta en las articulaciones en las rodillas, como fue mi caso. Pero en algo que se que todos podemos coincidir, es que es importante llevar tu propio ritmo, y mantener una respiración consiente.

A las 2:30 pm estaba de regreso en Finca Magdalena, y aunque fue un reto, fue otro volcán nicaragüense conquistado.

TIPS

Contactar a guía antes de la excursión
Empezar temprano
Usar botas de hule o botines altos de escalar
Usar ropa impermeable y abrigo
Llevar bastante agua, el almuerzo y meriendas
Ir bien desayunado

DIFICULTAD: Media
TIEMPO: 6 Horas

Sin miedo al cambio

Sin miedo al cambio

Sin miedo al cambio

Hacer un cambio en la vida asusta, pero sabes ¿Qué asusta más? Lamentarte de no haberlo hecho. A todos en nuestras vidas nos toca hacer cambios o tomar decisiones que van a definir nuestro futuro, es algo inevitable. A veces los cambios vienen por circunstancias de la vida, ya sea que te despidan del trabajo, tener un embarazo no planeado, y hay otros cambios que nosotros mismos los hacemos para lograr progresar en nuestras vidas.

A diferencia de los cambios que nos llegan, los cambios que vienen por decisión propia suelen dar un poco más de miedo, ya que nosotros como individuos debemos dar el primer paso.

¿Por qué decidimos hacer cambios? Porque queremos superarnos, queremos sentirnos mejor de nuestro trayecto de vida, queremos progresar, o porque nos sentimos inconformes. Hay un sin número de razones por las cuales decidimos hacer cambios, sin embargo hay una similitud, el cambio asusta.

Nos asusta no saber la reacción de la sociedad, nos asusta no saber que nos depara el futuro, pero más lo que más asusta es el fracaso.

Personalmente, no creo en el fracaso, sino en lecciones de vida. La vida es una escuela en donde estamos aprendiendo constantemente. Y aunque no muchos lo vean así, el “fracaso” tiene muchos beneficios. Las personas desarrollamos persistencia al enfrentar dificultades, nos adaptamos a cambios, y nos convertimos en personas más creativas. Pero si sólo conociéramos el éxito ¿Seguiríamos haciendo lo mismo? la respuesta es sencilla, estaríamos conforme, no trataríamos de superarnos, y eventualmente llegaríamos a un punto donde no podríamos soportar dificultades.

En lo personal, el cambio ha sido mi manera de triunfar, de luchar por lo que quiero, y aprender como enfrentar problemas que uno vive a diario. El cambio más grande que he hecho en mi vida fue dejar mi trabajo como profesora de Pre-Escolar. En el 2012 obtuve mi título como Licenciada en Relaciones Publicas con honores Cum Laude de la Universidad Internacional de la Florida. Cabe recalcar que cambié de carrera tres veces antes de recibir mi diploma. No estaba segura de lo que quería ejercer en el futuro, y no es una decisión que se debería tomar sin pensarla bien. Al regresar a Nicaragua, no tenia definido dónde o en qué área quería trabajar. Me aceptaron para realizar una pasantía en el Pre-Escolar Kiddie Stop. Al finalizar la pasantía, lamentablemente no había cupo para una nueva profesora, pero persistí, seguí como pasante, hasta que unos meses después me integraron como Asistente de Profesora. Un año después, me ascendieron a Profesora de Primer Nivel, había demostrado persistencia, arduo trabajo y ganas de crecer. Yo amaba mi trabajo, a los niños que estaban en mi aula, pero sentí que era hora de hacer un cambio.

Había aprendido, había traspasado muchos retos, pero me sentía estancada. Fue la decisión más difícil que tuve en mi vida, habían muchos pros y contras, y me asustaba lo que me tenia preparado el futuro. Mi último pensamiento antes de dejar el trabajo fue: ¿Qué es lo peor que podría pasar? Si consigo algo que me apasione ¡excelente! y si no, pues no me quedaré con la duda.

Desde mi adolescencia yo había querido una carrera en la televisión, un trabajo donde podría transmitir mensajes positivos a la comunidad. Muchos me decían que era imposible, que era muy difícil.

Mande mi CV a varios canales de televisión, sin tener respuesta alguna. Pero no me di por vencida. Sabia que para lograr esto, también tendría que hacer varios cambios. Me comencé a integrar a la vida “farándula” de Nicaragua como modelo. Fui parte de Nosotras Bodas, de Nicaragua Diseña, y eventualmente tratar de convertirme en Miss Nicaragua 2016 y todo esto no sólo me daría muchas oportunidades, sino que, aprendería muchísimo sobre lo que es estar en el ojo público. Trabajé arduamente en mi
preparación, aproveche todas las oportunidades que me brindo la organización y logre mi puesto como 3ra Finalista. Me había destacado mucho durante el certamen y sabia que este era el momento de buscar trabajo en lo que me había propuesto.

Tras dos castings, logré obtener una pasantía en la Revista Matutina más vista de toda Nicaragua, Primera Hora en Canal 2. Fue un largo camino, tuve mis altos y bajos, sin embargo no me dejé intimidar. Había hecho un gran cambio de dejar el Pre-Escolar con un propósito, y no iba a descansar hasta obtenerlo.

El cambio es algo temeroso. Asusta no saber y no tomar el control de situaciones de la vida. Pero al final del día, el cambio es lo único que trae progreso y si no llegamos donde queremos, tenemos la dicha de decir, traté, aprendí, y ahora soy una persona más fuerte.

Pin It on Pinterest